domingo, 29 de noviembre de 2015

Señor Facilitador Pisanob (Giovanni) (Concepto para Vampiro la Mascarada XV)

Señor Facilitador

Venga Güey, cerremos el trato. No te preocupes porque lo tendrás mañana, ya sabes: Tranquilo, tengo amigos del más allá.

Preludio: La gente cuando piensa en México, piensa en barriadas y en narcos. En latinos ilegales deseando cruzar la frontera cargados de droga y buscando gringas que chingar. Pero no piensa en las razones para que todo ello sea muy real; no piensa en lo que los blancos hacen, ni mucho menos en lo que los ni tan blancos ni tan morenos, hacen. Tú sí, pero para sacar tajada. Tu familia siempre ha sido importante, con un pie en los peores barrios y otro en las mansiones de los ricos. Tu padre tenía un camión donde cabían toda clase de cosas y personas para ir de una punta a otra de México, mientras tu "abuela" recibía a toca clase de gente por las noches. De hecho, era por la noche que la viste siempre. Tu madre era una criada, pero que hacía "recados" a las señoras a las que limpiaba, trayendo "regalos" a estas. Era su discreción lo que le aseguraba clientas, igual que a tu padre. Y si tocabas algo de su cuartito, bueno, tus padres te azotaban a una orden suya. Puede que no fuera más que una charlatana, pero bruja pendeja también.
Por desgracia, tú creciste en tamaño, y pensaste en hacer lo mismo que tu madre. Claro, ahora eran esos niños bien con los que te criaste. Primero fue poca cosa, tequila y cigarrillos. Pero poco a poco se volvieron peticiones, llegando a drogas ¡e incluso chicas!. Él era el intermediario, ni siquiera siendo quien lo llevaba ya; era quien ponía en contacto. Pero cuando una de esas familias se enteró de los vicios de uno de sus clientes, y que él le estaba chantajeando con contarlo, tu familia se puso en entredicho. Policías pararon a tu padre durante sus rutas, y las familias dejaron de abrir la puerta a tu madre. La única que parecía no verse afectada era tu abuela, que seguía con su número de vidente para gente rica. Ella fue quien te llamó y con una mirada terrible, te dijo que lo arreglaras. No fue suficiente, pero en la desesperación del adicto, había compartido cosas turbias de su familia. Les pediste algo de dinero y que se zanjara todo el asunto, y les entregarías el vídeo. No aceptaron entregar el dinero, pero al poco todo volvió a la normalidad; como por arte de magia solamente entregando el vídeo a tu abuela y disculpándote a la familia. Tu abuela, mirándote a los ojos te mandó a trabajar con tu padre una temporada, y ni se te ocurrió oponerte. Escamoteaste algo las cosas que llevabais (¿por qué llevaba bolsas con muertos tan a menudo en vez de drogas?) y te quedaste con algunos nombres, querías independizarte.
No volviste a tu ciudad, usaste esos nombres y lo que escamoteaste para montártelo por tu cuenta. Estabas en la cresta de la ola, pero tu abuela vino a hacerte una visita. No creías que sus poderes fueran reales, pero tampoco pensaste que una anciana encorvada pudiera limpiar el suelo contigo. Que te rajara el cuello con sus colmillos te dolió como nunca nada, y entendiste el miedo que te producía tu abuela siempre... Luego te explicó el oficio de trabajar para el Clan.
Concepto: Tu abuela te metió en una cripta durante semanas, saliendo contigo solamente para comer; enseñándote el oficio de la Necromancia (y te explicó que en realidad es más tu tatarabuela, Abrazada cuando tu abuela real era apenas una niña). Luego el resto del mes, cuando aprendiste bien a usar tu nueva visión; sabías que seguías vigilado por ella. Ahora entiendes algunos de los cargamentos de tu padre, muertos, que son materiales o compañeros de Clan que evitan a las manadas del Sabbat, que merodean cerca. Tú sin embargo haces lo que hacías en vida, pero ahora mejor. Los vampiros de México necesitan muchas cosas, y tú se las suministras. ¿Necesitan información? Puedes hacer hablar a los muertos. ¿Sangre? Conoces los sitios donde la vida es más barata. Tu "abuela" sigue cerca tuya, pero ahora te deja hacer tranquilamente, mientras no la desafíes. Sabes que hay peces más gordos que ella, y que los gordos de verdad vienen de Europa o son gringos de Estados Unidos. Normalmente les llevas a tu abuela o les mueves por el país, pero te gustaría participar de sus chanchullos.
Sugerencias de Interpretación: Yo, mí, mío. Tu prioridad es repartir de la manera justa las cosas; lo que significa sacar tajada de las cosas que haces. Nada es gratis si requiere de tu tiempo, tu esfuerzo o simplemente aguantar a alguien a quien no tragas. Al contrario que otros Giovanni, no tienes tan arraigada la idea de "tú contra el mundo" de los venecianos y sus colegas de Italia y Estados Unidos. Al contrario que los Pisanob, no tienes tanto orgullo étnico, los ricos solamente aparentan estar menos mezclados con los indios; todos sois latinos para los gringos. Al igual sin embargo que los demás del Clan, entiendes perfectamente el concepto de honra de la familia católica. También como muchos otros, sabes que detrás de ello no suele haber auténticos valores que lo sustenten, pero puedes sacar tajada de esas vergüenzas de otros. Has aprendido a ser más adulador que embustero, el silencio vale más que la verdad como todo vampiro sabe. Abusa de fantasmas y mortales si eres capaz, son recursos que utilizar; pero mejor haz que se lo hagan solos, así vuelven por más después. Cuando dejen de ser útiles, hay formas de librarse de ellos.

Equipo: Camioneta, móvil de tarjeta (robado), fardo de maría, quincalla, traje bueno, puñal, fajos de dólares y pesos.



[Nueva ficha de Vampiro, en nada otra cosa de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario]

2 comentarios:

  1. Jooo; yo cuando pienso en Mexico; pienso en Cantinflas y en Tacos. (Ahhh y en Mariachis; por no decir los tequilas y en el deía de los muertos y en los limpiabotas y en....)

    ResponderEliminar
  2. Pues el personaje pega mucho en El Día de los Muertos, debí meter algo de eso... ¡Pero ya sabes MdT es melodrama y morbo! Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar