lunes, 2 de noviembre de 2015

Embajador de las Serpientes Seguidor de Set (Concepto para Vampiro la Mascarada XIII)

Embajador de las Serpientes

Le puedo prometer mi Príncipe, y a toda la augusta población de Vástagos presentes, que los míos no han atacado a la Señora Dimas ni quebrantado el territorio del Señor Ovidio. Eso está en contra de nuestros intereses.

Preludio: Te gustaba ser delegado de clase, pero no era ni por el punto extra en clase ni por la pelota que te daban otros compañeros; ambas cosas tenían su lado malo de ser objeto de envidias y atención extra del profesor. No, te gustaba no por el poder, si no por los problemas que ahorrabas a los demás, tanto a los compañeros como al profe, sobre todo a los compañeros. ¿Te lo agradecían? Pues a veces no, porque tenías que comerte marrones. Si hubieses sido de colegio público, a lo mejor el activismo sería tu vocación, pero siendo de gente bien, tu camino te llevó por otros derroteros.
Tus padres no te dieron la opción de la preparación para ser diplomático, pero no te pagarían sin seguir una carrera más práctica y segura para sus perspectivas algo cerradas, estudiaste empresariales además de relaciones internacionales. Algo de idiomas de los viajes que hiciste los veranos, el curso de Erasmus, las vacaciones con los amigos de toda la vida... te encantaba viajar donde nadie te conocía y podías ser uno más; se te daba muy bien mezclarte con otros ambientes y gentes. Pronto empezaste a buscar trabajo de pasante de empresas de tus viejos conocidos, pero en Suiza o Reino Unido ya tenían gente o esos negocios no salieron. Pronto fueron los países árabes los que intentaste, había dinero y capital humano de sobra, pero necesitabas un buen comienzo. Tu primer negocio por cuenta propia, con la ayuda de un viejo y algo infame amigo del colegio, fue en el negocio textil en Egipto. La cosa salió bien, pudiendo negociar los precios y llevándote comisión. Buscaste otros posibles clientes, ya poniendo en contacto antiguos contactos con socios de Túnez, Marruecos y otros países así, aunque era en Egipto donde tenías tu "base en el terreno". Cuando empezaste con el petróleo de jeques de la península arábiga el dinero empezó a pasar por tus manos sin control. Fue en esto que tu viejo amigo te volvió a meter en un negocio, también de petróleo, pero era conseguir la firma de uno de tus contactos saudíes, pero eso requería inspeccionar el barco y fue tu ruina... tuviste que darle largas, el barco transportaba petróleo iraquí de contrabando, algo en contra de los intereses de tu asociado, pero tu viejo amigo estaba hasta el cuello. Terminaste poniendo tu cuello en el trato, poniendo de tu dinero. La suerrte fue que salió bien, pero entre los préstamos que acabaste teniendo con tu compañero y el riesgo de saberse ese tipo de tratos era arriesgado. Tal vez debiste decir que no a sus otros negocios, pero no lo hiciste. Podías decir antes que desconocías lo turbio de sus negocios, los dobles fondos y que no eras consciente, pero a partir de cierto punto ya lo sabías. Pronto esos negocios eran los únicos, los corrillos de los negocios respetables se cerraron en banda a ti, y necesitaste escapar. Conseguiste todos los beneficios que necesitabas, le diste el resto a tu "amigo" y dejaste Egipto. Al menos una temporada.
Cuando volviste a occidente, querías olvidarte de todo, pero tu colega y sus socios no se olvidaron de ti.
Concepto: Tu amigo ya era una marioneta antes de que te Abrazara, pero tú no eres un adicto convertido en monstruo. Eres un honesto intermediario transformado en vampiro. Sin embargo eso es lo que hace que seas tan interesante para tus Antiguos. Eres un rostro respetable, ideal para hacer lo inverso que hacías antes: ahora eres el intermediario en una ciudad de occidente de tus amos en Egipto. Aseguras trayectos seguros en territorios de la Camarilla, mantienes las actividades más turbias de los tuyos ocultas, participas en el juego de favores y deudas en favor de los normalmente. Entiendes perfectamente que apenas ningún vampiro "respetable" se fíe de ti, pero te has hecho valer y hay algunos que no les importa relacionarse contigo, pueden no ser los más respetados tampoco pero la confianza es relativa y mutua.
Sugerencias de Interpretación: Eres un adicto a ser imprescindible, algo que todo Setita puede entender, pero eres honesto, algo único. Eres respetable e intentas mentir lo mínimo siempre que haya partes a las que estés obligado, que son los Vástagos y los Antiguos de tu Clan, no piensas volver a caer como cuando estabas vivo; pero eso sí, ahora lo haces preguntando los detalles que te atañen, prefieres omitir a no saber. Mantén el control, sé afable y cuando nadie mire disfruta de tus victorias y de la sangre. No eres fervoroso ni estás seguro de creer en el objetivo de tu Clan, pero sabes que no debes decepcionarlos, y nunca cuestiones las creencias de aquellos para los que trabajas. Meterse en ideologías y en cuestiones de fe no es diplomático. Eres alguien incluso corriente y no realmente atractivo en aspecto, pero viste según la ocasión y compórtate con simpatía y corrección.

Equipo: tarjeta de crédito sin límite, pasaporte en regla, teléfono móvil de última generación con tarifa de Internet, dos móviles de tarjeta, portátil, trajes (de lino egipcio por supuesto) y zapatos a medida.



[Primera entrada del mes, personaje de Vampiro la Mascarada 20 Aniversario bastante atípico y no tan atípico en otros aspectos. Pronto más cosas de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario.]

2 comentarios:

  1. ¿A los Setitas les dejan tener embajadas?

    ResponderEliminar
  2. A veces sí, supon lo que habrá hecho el Príncipe. Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar