miércoles, 3 de diciembre de 2014

Invención propia para D&D 5ª Edición: Raza - Los Semigigantes (Suplemento IV)

Semigigantes
No entiendo a estos pequeñines, siempre moviéndose como si no fuesen a golpear a esta gente cuando podamos. Además, vale, sí, puedes apuntar bien y retorcerlo con esos pequeños brazos. Pero normalmente, un sólo golpe de mi maza puede convertir uno de esos elfos'curos en tinta para el elfo pálido y su libraco. [CRUNCH] Vale, me miran mal porque ahora vienen ellos, pero bueno... ¡Lo van a lamentar!
Parece imposible que razas de tallas tan diferentes como son los gigantes y los humanos puedan tener alguna relación; pero claro, no todos los gigantes son brutos e idiotas. Algunos de ellos recuerdan magia ancestral o conocen uno o dos ritos que permiten tener "esposas" de otras razas. En realidad, los padres gigantes son siempre difíciles, incluso con descendencia y parejas gigantes todos gigantes; siendo en realidad las mujeres gigantes quienes suelen coger parejas entre los más fuertes o poderosos hombres (o razas humanoides similares y numerosas), algunas de ellas simplemente buscan luego algún lanzador de conjuros (si no lo son ellas) para que las transforme en hermosas humanas. Luego deben hacer lo posible para no evitar que se descubran a sus hijos mestizos, que están fuera de el ordning que rige a todos los gigantes. Aunque hay quien dice que ciertos linajes o razas procedieron de este mestizaje.
Poderosos bastardos
Sea como fuere, la sangre humana sólo oscurece el origen de los padres (aunque los gigantes de roca y los de las colinas se cree que son los más proclives a tener esta descendencia, con los de las tormentas, el hielo y las nubes siendo posibles, y nadie puede imaginar a un gigante del fuego; pero hay muchos de ellos pelirrojos); lo que es imposible de ocultar es que su tamaño está entre los dos metros y medio y los cuatro metros, con más de 200 kilos, llegando a los 800 normalmente. Sus cuerpos son musculosos, pero rara vez sus proporciones son las humanas, ya que tienen grandes cráneos y cuerpos con forma de tonel. Sin embargo, pueden ser capaces de casi tanta creatividad y astucia como los humanos, aunque sus cuerpos pesados y grandes no les dejan ser demasiado ágiles en comparación. También hay ocasiones en las que enanos u otras razas similares se han mezclado, aunque los semigigantes no perciben diferencias entre esas otras partes; y desde luego sus tallas están muy por debajo
Los rasgos más característicos de las razas de gigantes se disuelven en sus sus ilegítimos vástagos, pero en los colores de la piel o el pelo a veces algo se puede distinguir el linaje más cercano; con una cultura también disuelta. Tatuajes y adornos con forma de la cruda escritura rúnica con términos gigantes suelen ser sus ropas, pero hueso y hierro suele ser preferido por delante de oro o plata, así como la lana y el cuero por delante de la seda u otras telas más refinadas. Su fuerza les hace valiosos mercenarios, pero trabajan a veces a cambio de evitar daño a sus clanes o recuperar territorios. Su orgullo no ayuda en ocasiones.
Herederos Perdidos
La sangre de gigante dicen que era mucho más común, que criaturas como ogros y trolls tuvieron su origen en la mezcla entre las razas de gigantes y la disolución de sus líneas, y de la mezcla con las razas menores. Aquello fue uno de los pecados que condujeron al final de los reinos de los gigantes, convirtiendo sus megalíticas ciudades en ruinas. Pero de aquellos tiempos no quedan sólo ruinas, también quedan los descendientes de aquellos linajes, y además las mezclas de los nuevos, que se dejan llevar por sus instintos y acuden a esos lugares, pero sobreviven sólo aquellos que no acuden a los clanes de gigantes originales de sus padres.
La disolución de esa sangre no les hace encajar con más parientes gigantes más que con sus madres (y a veces con sus padres), su fuerza y torpeza infantiles les hace aun más difícil convivir con los humanos, especialmente con los de su misma edad. Por ello van a las ruinas de los reinos, donde su familia les cuida y enseña, lejos de miradas y posibles enemigos. La mayoría suelen ser solitarios, pero algunos de estas familias crecen mucho, con familias más amplias. En ocasiones, esa débil marca de sangre de hecho aparece en ciertas familias, normalmente o bien de poblaciones lejanas como en familias nobles. Estos raramente tienen tantos problemas, aunque la suspicacia también acompaña a estos descendientes de gigantes. En cualquier caso, en esas ruinas sienten un sentido hogareño, pero cuando son suficientemente poderos hay algunos que buscan restituir a sus progenitores de forma expeditiva entre los clanes de origen.
Clanes y Tronos
Los clanes de Semigiantes suelen estar formados por gigantes parias y varias generaciones de descendientes, ocasionalmente con sus parientes humanos o aquellos humanoides medianos. Allí los semigigantes restauran (no con mucho éxito) las ruinas, forjan, cazan y pastorean. Ellos y sus parientes gigantes en ocasiones son buscados como constructores, dada su fuerza y una afamada capacidad heredada para ello. Aun así, su precio suele ser ganado y oro, así como objetos mágicos. Eso que obtienen lo emplean para intentar erigirse como señores, para así poder amenazar o admirar a su familia de gigantes, pero el resultado suele ser movido.
Nombres Semigigantes
Los nombres de los Semigantes en general sólo suenan a Gigante, siendo normalmente adaptaciones o traducciones de nombres humanos, enanos o de la cultura no gigante más cercana. Al no pertenecer a la sociedad gigante, son parias, así que construyen sus propias identidades, bien nuevas o bien basadas en las ruinas que habitan y su clan (normalmente en gigante y en común).
Nombres masculinos: Aduriz, Aitor, Beto, Cacu, Goiko, Koschey, Marcio, Netón, Tártalo, Unax, Zax
Nombres femeninos: Aritxa, Babaia, Beitza, Deba, Equidna, Grinny, Mari, Nicia, Oianko, Tania, Txanza, Zeiane
Apelativos de Clan: Valle Profundo, Señor Cornudo, Corona Fuerte, Aplasta Tormentas, Derrota Montañas.
Rasgos de Semigigantes
Los Semigigantes ganan los siguientes rasgos debido a su legado de los gigantes.
Incremento de Puntuación de Característica. Tu puntuación de Constitución aumenta en 2 y tu puntuación de Fuerza aumenta en 1.
Edad. Los gigantes viven más, así que sus mestizos aunque crecen rápido, también tienen una vida más lenta. Alcanzan la adolescencia y su tamaño adulto a los 20 años, creciendo aun más hasta los 30, viviendo de media unos 150 años.
Alineamiento. Los semigigantes crecen apartados de las sociedades gigantes y de la de la raza humanoide de sus progenitores, con lo que en general suelen ser Neutrales, no emulando a sus parientes. Ocasionalmente pueden ser opuestos a los de su origen gigante o Legal, al erigirse como señores de un territorio o proteger su hogar con justicia. Si compadecen o se aprovechan de los más débiles, depende de cada uno.
Tamaño. Los semigigantes superan los 2 metros y pesan en torno a las 100 libras. Eres de tamaño Mediano.
Velocidad. 35 pies.
Fuerza Gargantuesca. Una vez por turno, cuando emplee un arma a dos manos o versátil con dos manos, añade un dado de daño adicional del arma. Además, eres competente con la habilidad de Atletismo.
Constitución Robusta. Se te considera de una categoría de tamaño superior para calcular tu capacidad de carga y el peso que puedes empujar, levantar y arrastrar.
Resistencia Primigenia. Tus Puntos de Golpe máximos se incrementan en 1, se incrementan en 1 en cada nivel. Además, tienes ventaja en las pruebas y salvaciones de Fuerza siempre que no estés extenuado o tengas alguna otra condición que te limite el movimiento o te dé desventaja, en cuyo caso padecerás la desventaja normal.
Torpeza de Mastuerzo. Debido a tu fuerza y proporciones, cuando emplean armas con la regla de Sutileza cualquier 1 en la tirada de ataque romperá tu arma. Lo mismo sucede en herramientas de artesano delicadas (como las del alquimista por ejemplo) si no están hechas a medida, incrementando en una cuarta parte su precio.
Lenguas. Común y Gigante. El gigante es una lengua habitual en las ruinas que habitan, usando el alfabeto rúnico de los enanos, aunque a veces las formas son más toscas y grandes; con surcos profundos y uso de espirales y otros símbolos más redondeados. Igualmente, aunque recuerda al enano, hablado es algo más gutural con sonidos. aquellos semigigantes de origen distinto al humano y al gigante, suelen estar más alejados de esos linajes, con lo que suelen conocer ese idioma sólo por otros motivos.

[Raza a lo mejor no muy compensada para D&D 5ª edición ¡Pronto más cosas! Avisad a vuestro amigo y ciber vecino si lo probáis].

2 comentarios:

  1. Iba a comentar algo sobre la hibridación de gigantes y humanos... Pero era muy basto. A tu imaginación lo dejo.
    Más que descompensada, lo que es muy especializada. Lo de la torpeza compensa lo de la ventaja en fuerza. Pero no sé si una desventaja tan gorda, sería muy "canonica"

    ResponderEliminar
  2. Ya, iba al Semiogro, pero está como monstruo ya; pero bueno, me parece oportuno para describir el tamaño, lo opuesto a lo que sucede con los Pequeños Halflings y Gnomos.

    ¡Gracias por pasarte!

    ResponderEliminar