miércoles, 26 de julio de 2017

Comentario: Kamen Rider Den-O

¿La siguiente estación será el pasado o el futuro?

¡Ya llegué!, otra temporada de Kamen Rider terminada. Visionado completado, que diríamos. Y tan completado. Conocía esta serie porque es recurrente en muchas películas de otros Riders, o eventos con otros héroes, así que tenía una idea aproximada de qué iba: trata de un tren del tiempo. Pero es que este Kamen Rider tiene la temporada y las películas de las que hablar, y es largo y tendido.

La serie empieza con un clímax, mostrando al misterioso tren del tiempo, el Den-Liner, siguiendo a una nube de bolas de polvo luminoso por un páramo (dicho desierto es el tiempo, el pasado que es polvo y el futuro que está sin formar), hasta el año 2007. Allí conocemos a Ryotaro Nogami (interpretado por Takeru Satoh, el mismo de Rurouni Kenshin), que empieza el día de su rutina: acabar colgado con la bici en un árbol, se le pinchen las ruedas, que le atraquen y le peguen matones del barrio. Poco después encuentra cuatro cosas: un monstruo de arena, un pase de transporte, una chica y el tren del tiempo. Ryotaro también descubre que es un "Punto Singular", una persona que puede existir aunque alteren su historia y ser bastante resistente a los cambios, igual que Hana, la dueña original del pase y que es la superviviente de un futuro destruido. Los responsables de la destrucción de su tiempo son los Imagin, criaturas de otro futuro abortado que carecen de cuerpo salvo que hagan un pacto cumpliendo un deseo a una persona en el presente. A cambio del servicio, ganan forma física (basada en recuerdos o la imaginación del humano contratante) y un recuerdo al que viajar al pasado. La mayoría busca destruir o alterar pasado, para que el flujo temporal recree su tiempo. Pero otros no quieren eso.

Y es con algunos de estos Imagin renegados con quien Ryotaro forma pactos, que no les importa engancharse a él vamos, y estos aceptan trabajar con él para luchar contra sus compañeros, mientras se suman a los habitantes fijos del tren. Ryotaro es enclenque, no se entera de mucho y lo peor es que tiene una suerte nefasta; así que no le molesta que los Imagin le posean y usen sus poderes a través de él, ya que como "Punto Singular" puede expulsarles y evitar que hagan algo con su cuerpo que él no quiera, aunque a veces pierde el conocimiento. Hana acepta esto, aunque no se fía de ninguno de estos "polizones", pero ya que Ryotaro puede utilizar a los Imagin para luchar no es que tenga mucha opción. Ella busca descubrir si restaurando el flujo temporal ella puede recuperar el futuro del que proviene, pero no tiene mucha ayuda por parte del misterioso Owner, el dueño del tren que oculta con su gran excentricidad pistas y conocimientos velados sobre lo que sucede, sucedió y sucederá (sospecho de que es un Señor del Tiempo). Luego está Naomi, asistente y pizpireta camarera con afición al café con espuma azucarada de decoración.

Pero antes de empezar a llorar porque no os he hablado de los auténticos protagonistas, calmad con estas palabras vuestros llantos. Los Taros, los Imagin que se unen a Ryotaro, pero a los que no pide ningún deseo, son cuatro por la mayor parte de la serie. El primero es Momotaros, que padece la falta de imaginación de Ryotaro con la forma de nombrarle e imaginarle, un diablo rojo con motivo de melocotón. Momo es pendenciero y gritón, pero simpático en el fondo. Pegarse con los otros Imagin es casi lo que quería en primer lugar, aunque al principio también lo haga por evitar la muerte de su contratante y que él cese de existir de verdad. Poco a poco su relación con Ryotaro se vuelve muy fuerte y se cogen mucho afecto. Luego llega Urataros, un monstruo tortuga azul mentiroso y mujeriego, que se enorgullece de como sus mentiras le son útiles, y que posee a Ryotaro de noche para montarse juegas. Luego aparece Kintaros, noblote y fuerte como un oso, y que ronca como uno, que forja un pacto con Ryotaro para sobrevivir, pero que nunca tuvo intención de dañar a nadie en ningún momento, y busca usar su fuerza para ayudar. Luego llega el infantil, bailongo e hiperactivo Ryutaros, capaz de resistir los demás Imagin e incluso a Ryotaro cuando le posee, pero que con los motivos adecuados, colabora... aunque sea para seguidamente meterse con los demás.

Ryotaro no tiene demasiada intimidad, pero intenta mantener separada su vida como Den-O, y su vida de siempre en el biblio-café de su hermana, el Milk Dipper. Su hermana Airi es una mujer muy dulce y guapa, que atrae a toda clase de moscones, y que le gusta hacer un café artesanal y sencillo. Ryotaro se desvive por ella, porque sufrió mucho por la desaparición de su prometido, Yuuto Sakurai, tanto que ahora no le recuerda en absoluto, salvo por el telescopio, el relój y las estrellas. Pero luego parece que no puede ser separada ninguna de esas facetas, cuando Yuuto reaparece siendo otro Rider, Zeronos, con su propio Imagin, el atento Deneb, pero mucho más joven que el Yuuto que él mismo conoció y admiró. Además, los clientes del café siempre parecen tener pistas sobre los Imagin, o al menos están ahí, con Ozaki (mal bicho) y Miura (no tan malo, pero un Nice Guy de manual).

Luego más allá, no hay muchos más personajes recurrentes. Y no quiero profundizar mucho porque es un privilegio disfrutar la serie. Solamente decir que la historia se desarrolla despacio, pero que es una muestra de esa "resiliencia" en las producciones. La actriz de Hana enfermó, así que cambiaron ideas que tenían, casi seguro, y ni tan mal. Si veis la serie os sorprenderá, porque la serie es muy loca, muy juvenil... muy poco Heishei fase 1. Esta serie fue antes de Decade, pero tiene un tono parecido a las de después, especialmente cercana a OOO (comparten guionista por ejemplo). Sinceramente de las series antes de W, ha sido la más agradable. Ryotaro aunque sencillo es un personaje sin maldad, así que se le coge cariño, y los Imagin y como vuelven su vida del revés son divertidos de ver. La serie tiene muchos fans, pero también detractores... debido a las películas que tiene.

A ver, que tiene muchas películas... la primera es la película más canon dentro de una historia, que literalmente hay un episodio antes y después en el que encaja, personajes que aparecen en ella y luego en la serie y más guiños que sirven para explicar cosas que pasan en ella, está simpática y me gustó bastante. El problema es cuando acaba la serie... que paso a contaros brevemente las películas por orden de preferencia personal. Primero tenemos una despedida del personaje, que más bien del actor protagonista, que pasa el relevo de Den-O a su nieto del futuro, y que me esperaba peor pero está simpática y se nota influencia en otra serie posterior. Luego está una película que va antes, que convierte a todos en policías especiales para meter coñas y presentar al siguiente Rider, Kiva; esta reconozco que no tiene sentido, pero es simpática de ver, en serio. Luego, una año después, sin razón, hacen xover con Decade, y como todo con él no tiene sentido y decepciona. Después, otro año después en realidad, hacen una trilogía que hace canon la película de Decade, pero también cuentan cosas sobre otros Riders, y esta trilogía me sorprendió para bien la verdad. Y no cuento cameos y otras películas especiales con ellos... que entonces no acabo.

Lo dicho, vuestro amigo y vecino Mario ha disfrutado del viaje, ¡pronto llegaré con más cosas!. Os dejo con el Opening:

2 comentarios: