miércoles, 26 de octubre de 2016

Dos Cazavampiros (Concepto para Hombre Lobo IV y para Vampiro XVIII) [Especial Halloween]

Cazador de Demonios

Ya cazaba monstruos antes de ser uno, ahora simplemente puedo hacerlo en igualdad de condiciones.

Preludio: No puedes dejar de pensar que todo empezó después de aquella fiesta, en la que eras un joven despreocupado y feliz hombre enamorado. Recuerdas como en un instante la dejaste, y ella estaba ya en brazos de otro. Cuando fuiste a preguntar que pasaba, recuerdas una enorme desconfianza y terror, y luego nada. Cuando ella apareció desangrada, tu estabas en vuestra casa, sin recuerdos más allá de ella en brazos de aquel misterioso desconocido. Que tuvieses una discusión con ella, y sin más memoria, disparó tu culpabilidad aparente y los rumores. Con su muerte, perdiste la confianza de los tuyos, e incluso la tuya propia. Fue en terapia que recordaste más detalles de aquel monstruo, que solamente tú parecías buscar, los demás se cansaron de hacerlo cuando no pudieron encerrarte a ti. Por venganza y pura desesperación encontraste a los vampiros, vampiros de verdad, y uno era el responsable de que todo lo bueno de tu vida desapareciera. Le diste caza, y luego a algunos de sus amigos. Cuando otro tan cazador tan pirado como tú te enseñó la ralea que el perseguía, le acompañaste. Ninguno salió con vida de la primera experiencia con la manada Sabbat, pero tú al menos caminaste después.
Fuiste convertido en un monstruo por uno temido por sus pares, un Inquisidor, una figura odiada y respetada a partes iguales por la Secta. Tuvo que romper lo poco que quedaba de tu yo pacífico, pero aceptaste el cazar a los monstruos aun más terribles que tú mismo que son los demonios y sus esclavos, enfrentarte a los parásitos de la Camarilla que condenan con sus mentiras y sus ínfulas a mortales indefensos, y llegar a enfrentarte a sus amos Antediluvianos y demonios por igual. El poder de la Sangre es una justa recompensa por aliarte con ellos.
Concepto: Eres un cazador entre cazadores, el Paladín de un Inquisidor, cazas lo peor de lo peor; y todo por el bien del Sabbat. Cazas infernalistas y sus repugnantes titiriteros, librando al Sabbat de enemigos internos, al tiempo que apoyas la lucha contra la Camarilla, actuando con otros Templarios, pero prefieres a otros a tu lado antes que actuar solo o mal acompañado de nuevo, sobre todo a alguien a quien no conozcas y pueda traicinarte, o peor fallarte. Te esfuerzas en seguir esta senda, ya perdiste varias veces todo lo que era ser humano antes incluso del Abrazo y del ritae, pero ahora tienes algo: un deber para con el Sabbat y hacia tu sire y protector. Eres un guerrero de Caín y el martillo contra los herejes al Sabbat.
Sugerencias de Interpretación: Aprendiste a ser duro hace tiempo, pero ahora actúa con algo que antes carecías, autoridad. No es la tuya propia y eres consciente, pero te sirve igual para callar bocas de más de un impresentable. Ahora no eres humano, pero luchas contra cosas que también ellos odiarían. No eres humano, pero intentas ser un monstruo con los que se lo merecen. No pienses en lo mucho que insistes en ello, no muestres tus armas en público cuando no sea necesario y no pienses que ahora eres peor que el monstruo que destruyó tu vida hace ya tanto tiempo.

Equipo: tres estacas, pistola de gran calibre, espada ceremonial, utilitario, pequeña copia de textos sagrados Cainitas, móvil de prepago, cartera gastada con foto arrugada con tu novia fallecida y tu familia.



Exterminadora de Vampiros

Tss... espera lo justo, primero evitamos que la sanguijuela pueda tomar a su presa, luego le sorprendemos. Estamos en su territorio, así que si sus amigos intervienen, no habrá humanos y podremos encargarnos. Yo me ocupo de atraerlo, voy con mi piel de cordero...

Preludio: Tus padres y tú nunca tuvisteis suerte. Vivíais en la carretera, porque dependían de trabajos puntuales y estacionales, vendiendo en mercadillos y ferias en fiestas, esas cosas. No eras apenas una niña cuando esa mala suerte llegó a su clímax, y aquella destartalada caravana llegó a primera hora de la mañana un día y nadie más que un hombre extraño y demacrado salió en dos días de ella, pero no para vender ni nada, solamente para buscar algunas cosas como gasolina o pequeñas compras, pero daba vueltas por todo el mercado. Dos noches después, supisteis que no estaba solo, y los monstruos vinieron, mataron a tus padres y corriendo solamente uno de ellos te siguió, pero te salvó un hombre en su coche. Pasarle por encima no bastó para matarlo, y después de meterte dentro del coche y arrollarle otra vez, le prendió fuego. El hombre que te salvó te atendió y trató de consolarte, y luego te acogió. Te explicó que los vampiros existían y que sometían a la gente a sus depredaciones, dejando muerte, dolor y pena.
Tú creciste bajo su ala, aunque no era fácil para ninguno de los dos, estabais demasiado heridos. Aunque te enseñó cosas que él había aprendido para sobrevivir a los monstruos, no te llevó de caza jamás. En tu adolescencia tu resentimiento creció hasta llegar a sobrepasaros a ti y a tu padre adoptivo, como una rabia ardiente. Después de una discusión fuerte, viste que él no estaba, pero que estaba siguiendo la pista a la caravana de los monstruos que mataron a tus padres y había buscado la ayuda de otro cazador para llevar la acabo para más inri. Llena de rencor buscaste estar ahí, era tu venganza... pero no fue bien. La historia se repitió, todo fue un desastre ya que el esclavo de los vampiros estaba poseído por uno de ellos, ayudó a tenderos una trampa y viste como devoraron a tu protector, como el líder te todos ellos iba a devorarte... y entonces toda la rabia explotó. Tu cuerpo se transformó en el de una bestia peor que ellos y los masacraste, también al esclavo; pero el líder escapó y el cuerpo del otro cazador también desapareció.
O eso te explicó el grupo que te recibió y ayudó a recobrar la conciencia. Ellos te explicaron lo que eras. Y ahora sabes que puedes vengar a todas las víctimas... algo que solamente los Hijos de Búho parecen comprender, y con ellos te has aliado como miembro de los Caminantes Silenciosos.
Concepto: Eres una cazadora de vampiros, sientes el rencor que dejan a su paso los chupones. Y ahora has empezado a conocer que dañan de verdad a la gente y a la Madre Gaia, manipulando a los humanos para su propio beneficio. Tu pasado alienta tu rabia natural, tu padre adoptivo te inspiró y ayudó para ser fuerte; y ahora los demás Garou te mantienen ocupada. Eres una guerrera con una causa, pero no lideras; lo que hace que alguno alce una ceja; pero como Caminante era de esperar ese desapego. A cambio de luchar por otros, pides que otros luchen contigo.
Cuando cazas a los vampiros intentas tener ayuda, pero tú eres la que toma la delantera o atraes a los vampiros. Gracias a tu trabajo en los mercadillos tienes un "armario" para casi cada ocasión, y no te debes de preocupar si acaba hecho harapos. Lo único que te molestaría perder es el par de botas buenas, pero las sandalias las llevas a pares, como los zapatos de tacón para cuando sales "de caza". No soportas cuando atraes a un tío normal y pesado...
Sugerencias de Interpretación: No dejes que nadie se acerque demasiado otra vez, ni que te dejen al margen de una pelea justa o necesaria. Pide los favores de vuelta, pero ofrece algo a cambio también importante. Odias a los vampiros por encima de todo, pero no es el único enemigo a la vista; solamente son otros a los que los hombres lobo como tú dais caza, pero los Ancianos pueden mirar mal una cruzada, sobre todo fuera de tu Tribu. Ten cuidado y seguirás teniendo aliados puntuales mientras luches con ellos también, pero nunca pondrías en peligro a otro Garou, como también temes crear una familia, temes perderla otra vez. Sabes que a la tercera va la vencida, tu cordura...

Equipo: bolsa con mudas de ropa y bastantes botas (todo de mercadillo), D'siah, móvil de segunda mano, escopeta, pequeña furgoneta, dos garrafas con gasolina, una garrafa con agua, nevera portátil.


[Bueno, hacer a uno era poco como entrada especial de Halloween/Samaín, pero dos cazadores de monstruos que son monstruos a su vez y con guiños en su origen, que puede ser común o no, eso ya es otra cosa. Vuestro amigo y ciber vecino Mario volverá el mes que viene con Doctor Extraño.]

2 comentarios:

  1. Siempre he tenido problemas con los cazavampiros en WW. Me emociono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tu personaje no fue el que casi muere por los más mindundis la última vez.

      Eliminar