sábado, 1 de octubre de 2016

Invención propia para D&D 5ª Edición: Especialidad propia para Monje - Tradición Monástica de la Paz Interior (XXIX)

Tradición Monástica de la Paz Interior
No todas las tradiciones monásticas son necesariamente marciales. Hace tiempo, curanderos y sanadores fueron acogidos en un templo, que empezó a recibir a monjes hastiados y heridos de mil batallas. Compartiendo sus secretos, aprendieron a controlar la alquimia interior de los cuerpos de otros y de los propios, entendiendo de nuevas maneras su disciplina, pero junto un don para la sanación, adquirieron límites y votos para su día a día. Los Monjes de la Paz Interior abogan por proteger el equilibrio, con lo que si pueden evitarlo, no matan a sus contrincantes, nunca desapasionadamente ni por costumbre es tolerada, pero se entiende como parte de la vida que esta termina. Así, gracias a ese equilibrio, pueden compartir el Ki con otros, mejorando la vida de los necesitados y aliados. Los sanadores de la Paz Interior son bien recibidos en otros monasterios y santuarios, pero los debates que comienzan por su estricta forma de vivir a veces no son nada armoniosos ni tranquilos.
Aunque tienen muchas reglas y normas, muchas veces deben romper algunas para salvar a la gente; y aunque tienen refugios y casas de curación, muchos de ellos se ven en la necesidad de partir para aliviar el sufrimiento por el mundo. Haciendo eso, argumentan, ponen su deber con la vida antes que su senda a la perfección.

Camino del Curandero
A partir del nivel 3, el monje se inicia en el difícil arte de la curación y de los secretos de como los elementos interaccionan con los seres vivos. Adquieres competencia con la habilidad de Medicina y las herramientas de herbolario. Si ya eres competente, elige otra habilidad de la competencias de monje. Si ya eres competente con la de herbolario, adquieres competencia con las herramientas de alquimista o de envenenador.
Puedes doblar tu bono de competencia en las pruebas de Sabiduría(Medicina).
Roce de la Vitalidad
A partir del nivel 6, tus contacto puede traer vida a otros. Empleando 1 punto de Ki, puedes curar usando una acción a otra criatura con la que estés en contacto; haciendo que recupere 1d6+bono de Sabiduría de vida por punto de Ki. El dado de curación se incrementa con los dados de artes marciales.
Además, cualquier criatura viva (monstruosidad, fatas, humanoides, dragones y bestias; otras según criterio del DM) a la que fueses a reducir a menos de 0, siempre se reducirá a 0 puntos de vida cayendo inconsciente.
Purificar la Ponzoña
Desde el nivel 11 tu contacto purifica el veneno. Cualquier daño de veneno que pudieras recibir, no solamente no te hace daño; además puedes elegir entre recuperar 1 punto de ki o tantos puntos de vida como te haría un ataque. Solamente recuperas ki con cantidades de daño iguales a tu mismo nivel.
También puedes usar tu acción para transferir un punto de ki a otro y hacer que repita cualquier tirada de Constitución contra venenos o enfermedades, añadiendo tu bono de Sabiduría como un bono.
Dominio sobre la Reencarnación
Desde nivel 17, el monje controla mucho mejor la vida, entendiendo el ciclo de reencarnaciones y muerte además del cuerpo de los seres vivos. Si falla su tirada de estabilizar se cuando esté a 0 o menos puntos de golpe, o sea rematado; y le quede al menos 4 puntos de ki; se verá sujeto al conjuro de reencarnación. Perderá todos los puntos de ki que le restaran, pero a cambio obtendrá su nueva forma tal y como dice el conjuro. Además, durante un minuto, será resistente a todo daño salvo al necrótico y al de fuerza.

Además, usando 4 puntos de ki, podrá usar el conjuro de revivificar sin necesidad de emplear componentes materiales para ello.

[Nueva especialidad para Monje, ahora me centraré en los divinos y arcanos, a ver si tengo al menos dos o tres por clase, que ya voy sobrado con algunos ¡Hasta pronto de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario!]

2 comentarios:

  1. Creo que es un poquito debilucho. Le vendría bien algo más potente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La curación cuesta, y oye, a lo tonto es un monje que se cure a base de recibir daño de veneno.

      Eliminar