viernes, 30 de mayo de 2014

Comentario sobre Choujuu Sentai Liveman (o Bioman)



Hola a todo el mundo ¿os acordáis de este comentario qué hice hace no mucho? Pues Gokaiger me ha metido el gusanillo, y de hecho vi varios episodios primeros de varias series antiguas de Super Sentai (aunque me faltan dos cosas con Gokkaiger de por medio, pronto lo arreglaré). Pero bueno, viendo la serie, ya veis que me dio por averiguar más. Cuando vi que la serie de mi infancia Bioman era una más me emocioné, pero fue difícil encontrar la razón de porque Biomán no era lo que yo pensaba o recordaba, hasta que me enteré de una circunstancia: yo nunca vi Bioman, vi Liveman. Bioman triunfó en Francia, así que hicieron secuela adaptando mucho en la traducción igual, y luego la trajeron aquí. Eran principios de los 90, así que más de 5 o 6 años entre la emisión japonesa y la traducción española no era rara... no había Internet en cada casa ni subtítulos en Youtube en aquel entonces; pero por suerte ahora sí.





Comencé a verlo, no he visto cada episodio, pero sin embargo la memoria se ha ido regenerando, y me vi episodios puntuales y trascendentales para la trama, además de alguno antiguo que quise recordar. Y no sé si por las libertades a la hora de traducir o por puro olvido, pero he descubierto que Liveman/Bioman es una serie super sentia muy madura, dramática y directamente trágica; en oposición a otras de tono más infantil.

Por ejemplo, la trama. Aquí tenemos una trama muy dura pero desarrollada. Meguni, Jou y Yusuke son estudiantes de la Academia de las Ciencias, como el MIT estadounidense, pero en Japón. Allí mientras colaboran en un proyecto de traje espacial, varios compañeros desertan y matan a otros dos, compañeros de proyecto suyos. Cuando los antiguos compañeros regresan como avanzadilla de un ejército maligno destruyendo el instituto, ellos les plantan cara, usando su investigación para crear una fuerza de defensa contra ellos (los malos, en conjunto se llaman Volt), Livman, que inspirados por la vida en la Tierra crean armas y juran vengar y proteger el planeta de sus malas aplicaciones científicas. Toda la trama consiste en el uso responsable de la ciencia y que ésta no es perversa ni benévola, si no que puede emplearse de ambas formas.

Los personajes protagonistas, los 3 (luego 5) Liveman son simpáticos, con momentos simpáticos, sin mentor; crecen de la experiencia. No digo que no sean clásicos héroes buenos japoneses, digo que dentro de sus clichés; son distintos de otros grupos anteriores. Por ejemplo, aunque sólo hay una chica, Meguni no es la débil y la femenina, es inteligente y quizás la más diligente del equipo, su animal de uniforme y vehículo es el delfín, y ella es azul no rosa. El rol del segundo, recae en este caso en el amarillo, Jou, que lleva el uniforme amarillo del león y tiene quizás uno de los robots individuales más impresionantes, es además de inteligente muy deportista yendo a todas partes en su monopatín (admito que atacar cogiendo carrerilla con él es algo ridículo si lo piensas, pero era la época). Yusuke es tal vez el más prototípico, el rojo con un animal como el halcón como símbolo y robot, pero no es necesariamente líder si no corazón del grupo. Sus otros dos miembros se unen (con sus robots) muy avanzada la serie, siendo los hermanos de sus compañeros asesinados, Tetsuya (el Bisonte en negro) siendo un tipo que en otras circunstancias sería un sexto miembro de Suer sentai y Jun'ichi, el benjamín (Rinoceronte verde, sin mucho sentido sí).

Pero los malos están también bastante desarrollados. Además del arquetipo de genio conquistador malvado, Bias, sus adláteres son personas que quisieron renunciar a su humanidad para ser genios. Alterando sus cuerpos y sus mentes, intentan ser genios y criaturas que superen a los humanos corrientes cambiando a su identidad, todo por la inspiración de su líder, temido y admirado al mismo tiempo. Sin embargo, el ser utilizados los hace perder todo. Son personajes muy trágicos, incluidos los malos más tardíos como un matón convertido en genio por su fuerza bruta y sin compasión o el pobre empollón despreciado que busca su redención. ¡Incluso los pobres engañados "Pinochos" robot no alienígenas!. En comparación, los monstruos semanales son algo más flojos, meramente monstruos (aunque con excepciones). Aun así algunas de sus apariciones aun me dan ciertos escalofríos (desde un episodio tengo miedo a los muñecos de payasos).

Esta serie tiene una evolución y desarrollo constante, desde el hecho de ser el equipo de 3 durante muchísimo tiempo, tener el primer gran robot unión de todos los robots del equipo y coincidir con el cambio de línea imperial. La verdad, no puedo si no encomiaros a seguir esta serie porque es bastante buena, aunque sea sólo por la nostalgia. ¡Pronto más cosas de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario!

2 comentarios:

  1. No es que fuese más adulta, es que el concepto para niños es muy distinto del que tenemos nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Pues puede ser, sí. Pero vamos, aun estoy traumado con los payasos por esta serie... ains.

    ResponderEliminar