jueves, 6 de junio de 2013

Mi Creación e Interpretación de Personajes de Rol - Narración y las 3 Preguntas

Hola a tod@s, hace tiempo que pensaba en escribir algo sobre los personajes de rol; algo general más que dedicado a un juego concreto, pero que al mismo tiempo pertenezca más a mis juegos más queridos y que disfruto más narrando y jugando: los juegos de rol narrativos o interpretativos. No quiere decir esto que el artículo no tenga aplicación en juegos más dedicados a la acción o de exploración clásicas, como los de Dragones y Mazmorras, sólo que son más importantes en esos juegos que en los otros.

Todo narrador cuenta una historia, y toda historia tiene presentación, nudo y desenlace. El es contar historias, si eres el narrador son las historias comunes a las historias de los personajes de los demás jugadores. Igualmente, puede hacerse diferentes historias que confluyen o una sucesión no tan construida... Pero me estoy yendo del tema. En Rol no hay tanto un desenlace... hay lo que yo llamo las Tres Preguntas.
Las Tres preguntas son como las Tres Parcas, son el pasado, el presente y el futuro. Son importantes para interpretar bien, al menos para mí. Para interpretar bien, siempre, se requiere conocimiento previo como mínimo y ajustarse a quien es el personaje, y para eso tienes que saber bien a quien interpretas. Tres preguntas para tres párrafos. Las tres preguntas (en los libros hay muchas más pero se resumen en estas) para un personaje son estas:

  • ¿De dónde vengo? El origen y el destino de los personajes están ligados. Tienes que explicar el origen - físico, ideológico o el que sea más importante. Incluso algo como la amnesia requiere que TÚ tengas una idea de porque. De nuevo estamos con el conocimiento previo. Señalar que es importante en muchas ocasiones hacer un origen conmigo (otros narradores son distintos) pero para el grupo de personajes, especialmente en Mago, donde el recurso de "Mis superiores/Mi voz del Avatar//Tótem me lo dicen" puede no ser lo que deseo oír en ocasiones. La elección de tus facciones o especie viene aquí también. No serás un miembro X, serás especial - ¡Aun sin méritos! Es la historia y que sea tu personaje lo que hacen de tu personaje excepcional, no otro si no él y sus compañeros vivirán lo que él. En el origen puedes hacer que tu personaje sea lo que tú quieras, y además hacerle imposible de mangonear por un narrador. Si discutes durante la creación, y en este punto con tu narrador (incluso si soy yo) lo mejor es que no empieces ni la partida. Ah sí, el nombre del personaje viene aquí.
  • ¿Quién soy? Si antes eres el padre de tu criatura, aquí la abrazas y la determinas totalmente. Aquí no explicas porque es fuerte, aquí lo demuestras; lo pones en sintonía/armonía no sólo con el grupo que ya conoce (por ejemplo), si no que explicas como es su día a día, como habla, como se relaciona. Que es lo que se puede esperar de él, y que es lo que no, como ya he dicho. Esta parte es la que sienta las bases de la interpretación. Y una interpretación a veces requiere jugar mal... Un personaje hará cosas que no vendrán bien en ocasiones a la partida, pero tienen que estar definidas bien por la personalidad del personaje y la historia. Puedes plantear también lo que el personaje cree saber de sí mismo y del mundo (el más fuerte de la aldea, pero en la ciudad...), y será en la serie de inmediatas pruebas y aventuras donde podrá aseverarlo o replantearse...
  • ¿A dónde voy? Aprender a superar sus miedos o ser el mejor en lo que hace, en busca de la venganza por algo del pasado con los métodos expeditivos que practico en mi día a día, ¿o aprendo trucos nuevos? A buscar dejar a estos "pardillos" que me han tocado... o declarar el amor que se puede estar gestando. Tienes que tener una idea y unos deseos para tu personaje por lo tanto. Igual que el narrador tendrá planes para su crónica, igualmente tienes que imaginar donde tu personaje se ve, y lo más difícil, donde lo ves tú. Y sin miedo a que no coincidan, porque la historia de la crónica importa, y van a influirse siempre.
Todo esto claro, que recuerdes que un buen personaje tiene un buen jugador, o al menos un jugador capaz de jugar con su personaje, e interesado en las tramas del narrador. La partida la hacen todos jugadores, tanto jugador narrador como el que lleva un sólo personaje. Pero es importante recordar que no sólo será un personaje: es el infinito de posibilidades, es el conjunto de sus relaciones y todo lo que hayas disfrutado o padecido con él. Eso puede ser un infinito, y un infinito puede ser demasiado... Por eso existe el conocimiento de jugador como ayuda a la interpretación, frente a la improvisación como método para "ganar" al director de juego... en su lugar jugar con él y con los compañeros. Distinguir los dos niveles (personaje bien interpretado y jugador consciente de su zona), requiere esfuerzo del narrador también.

Espero que no os haya asqueado la chapa sobre juegos de rol. Desde luego aquí hablo más de como juego yo, como me gusta que jueguen conmigo y así. Pronto más cosas de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario.

4 comentarios:

  1. No asquea nada de nada, más bien, "ilumina" un besazo Mario

    ResponderEliminar
  2. Y tú que decías que te lo iba a discutir, para nada. Me lo voy a apuntar para recordarte lo en todas tus partidas.

    ResponderEliminar