viernes, 26 de febrero de 2021

Culto Mistérico para Ars Magica (II): Équites

Équites

Unión de Culto Mercurial y Orden de Caballería, herederos de la élite social romana, la llamada clase ecuestre; son una facción política con influencia y poder, al menos por sus números y secretos.


La Historia de los Équites

Los Équites del imperio romano formaban una élite militar, pero también tenían labores relacionadas con los misterios, y el Culto de Mercurio elegía a muchos de ellos de entre este grupo. Aunque muchos serían el equivalente a aliados sin el Don o a Boinas Rojas en la Orden de Hermes moderna, también los había con poderes mágicos, y ellos siempre exploraban la magia de los territorios fronterizos, como Buscadores (o saqueadores para los herederos de las tradiciones no romanas). Fue entre sus filas que surgieron primero los cultos a Mithras y Epona, que se extendieron primero por el ejército y luego por todo el Imperio. Pero los equites se convirtieron en un auténtico poder, y muchos de sus miembros formaron una élite ajena a los patricios de Roma. Los equites se relacionan también con los caballeros, pero también nobles y obispos surgieron de entre sus filas.

Con el final del Imperio de Occidente, los Équites terminan su disgregación y desarrollo; pero mucho tiempo después, se supone que unos magos herederos rescataron textos y reliquias, y trataron de reformar a los Équites con la Orden, pero los Primi no quisieron repetir los errores de los patricios y no quisieron repetirlo. Eso afirman en relatos fundacionales que usan en su textos iniciáticos, que los Équites son herederos de unos aspirantes a una élite, pero que fueron injustamente apartados de su destino. La realidad es imprecisa claro, ya que dicha idea no fue realizada en aquellos días, sino que loséquites eran los aliados a Tremere fuera de su Casa, que aspiraban a convertirse en líderes de la Orden (y del continente) cuando el último Fundador tomase todo el poder. La Ruptura puso fin a dicho intento, pero dio pie a los Équites. Cuando al final falleció Tremere, y su sucesora al frente rompió con aquella intentona y aspiraciones, fueron precisamente los disconformes en su Casa y algunos de los aliados no Tremere que crearon el Culto en busca de poder y de reivindicar al último Fundador. Con la misma idea de los antiguos Équites, han participado como Hoplitas durante un tiempo, pero forman una conspiración a favor de los intereses de la Orden y de la Casa Tremere, orgullosos de su linaje antiguo. Fueron parte de los más agresivos contra la Casa Diedne durante la Guerra del Cisma.


El Hoy de los Équites

Hoy en día los Équites son un grupo discreto, el título oficial del grupo no es discutido en público, pero buscan miembros de entre los aprendices de quienes son ya miembros, o de linajes herméticos muy cercanos. Para ello, hablan de forma vaga delante de los posibles reclutas, de como hay posibilidad de que ellos participen de empresas que otorgarán gloria a ellos y a la orden. Solamente tras demostrar lealtad y talento, se les introduce en sus filas, y se les explica el propósito que tendrán si se unen. A los candidatos que antes de unirse demuestran ser un riesgo, fallan en su iniciación o rechazan el ofrecimiento son retados a Certamen, y si pierden se les nublan los recuerdos de esa toma de contacto. Este efecto está en los límites de lo aceptable, pero los magos que toman esta acción suelen tener prestigio y posiciones de poder suficientes como para evitar polémicas por ello. Si ganan, se les suele alejar de su alianza o incluso Tribunal, pero con ciertos recursos para quedar en buen término. Si más adelante necesitan ayuda, o cambian de opinión; o demuestran haber enmendado sus errores, se les vuelve a ofrecer unirse. Esta segunda vez si vuelve a fallar o negarse se le alteran los recuerdos, sin la excusa del Certamen siquiera.

Los Équites no son como Neo Mercuriales, aunque sean también un Culto Mercurial, ya que no son un culto a la personalidad, pero como ellos exploran misterios distintos, pero que se suponen relacionados con el Culto de Mercurio original. Su objetivo sin embargo no es reconstruir las religiones paganas, sino reforzar y fortalecer la magia de origen grecolatino, y con ello conseguir sus objetivos políticos. Las Casas Tremere, Flambeau y Merinita forman el grueso del Culto, ya que en sus filas no hay hueco para los magos de orígenes no Mercuriales. Sin embargo los Équites sí buscan el legado del Culto de Mercurio, y usan dichos secretos al mismo tiempo que refuerzan su agenda política. Así el culto es a la vez también una conspiración política. Sus miembros mantienen cierta admiración hacia la figura de Tremere, y hacia su ideal de una Orden de Hermes que se convierta en la autoridad auténtica, pero aun no están listos para llegar a ello, pero cada miembro se supone que trabaja para ello. Solamente los líderes saben seguro si el Primi de la Casa Tremere participa de ello, y existen infinitas sospechas y rumores contradictorios son habituales entre los grados intermediarios así que los Équites también guardan y preparan proyectos propios, jugando a un baile de secretos y ambición también entre ellos. Y sin embargo, la lealtad a los superiores, sirvientes y compañeros inmediatos


Estructura de los Équites

Los Équites han creado una organización que en teoría debería funcionar como una institución romana, pero en la práctica imita a las Órdenes de Caballería, hasta cierto punto. Los Équites tampoco son una orden militar, exclusivamente, simplemente toman esto como ejemplo de diligencia. Son una facción política y mística, lo que significa que buscan y recuperan secretos del Culto de Mercurio y otras magias semejantes, pero a veces destruyen secretos que consideran indignos o peligrosos, como la magia espiritual o la Magia Diedne; e incluso en el caso de las magias mercuriales, se desaconseja y penaliza a quienes se inician ellos mismos o experimentan en los textos iniciáticos sin permiso. Como valoran especialmente la discreción, aunque no oculta que se asocian entre ellos, sí que evitan hablar del Culto con aquellos ajenos a este, y mucho de lo que hacen no parece extraño a los demás miembros de la Orden, solamente su forma de hacerlo resulta demasiado estricta y sus relaciones interesadas.


Turma Fráter

Aliados sin el Don, y también magas y magos que comparten objetivos o vínculos con los Équites locales, pero que por una razón y otra no han sido introducidos en el Culto, o no pueden serlo. Forman la mayoría, pero solamente aquellos de lealtad incuestionable son conscientes de ello (e incluso estos suelen estar bajo algún tipo de efecto de vigilancia o influencia mágica si no son magos o Boinas Rojas). La mayoría son personas con recursos o importantes en una alianza si no son magos. Si no son parte, solo conocen la organización y sus miembros como un grupo informal de herméticos muy unidos y leales a la Orden (como capitanes de turba, o Chambelanes, así como mercenarios y boinas rojas); pero en conjunto forman el grueso del Culto.


Équite

Un miembro de pleno derecho, a veces se llaman Frater o Sor durante sus reuniones secretas, se reconocen entre ellos por sus dos líneas púrpuras en su túnica o manto. Un Équite obedece a sus superiores mientras completa su formación, para ser un campeón de la Orden. Un Équite estudia la magia de la Orden, pero también practica extensamente en la magia más similar a la magia Mercurial.

Lo primero que el aspirante a Équite debe realizar no es solamente jurar y perjurar su lealtad, si no demostrarla sirviendo a otro Équite durante un tiempo. Esta es su primera Iniciación, y como los caballeros toma el juramento de lealtad, aunque compatible con ser miembro de la Orden claro; y esto también reforzará su magia (mira a continuación). Antes de avanzar a Decurión, deberá también crear y mantener una montura, sea encontrando un Familiar que pueda ejercer con ello (contando como una Búsqueda), o consiguiendo vincularse de forma no Hermética con una bestia de manta mágica (adquiriendo el Defecto de Animal Mágico) para conseguir la Virtud de Señor de las Criaturas de [Forma] (normalmente en Animal).


Decurión

El equivalente a un Comandante de una orden de caballería, lidera a 10 personas, entre Équites y allegados, y responde al Censor de su Tribunal, además de a otros dos Decuriones con mismo rango (en teoría). Además de dirigir ciertas iniciaciones, es el Decurión quien como un parens hermético, debe ayudar a los Équites, incluyendo creando textos o incluso enseñando directamente a estos durante ciertos temas. Del Censor recibe órdenes y guías, normalmente organizando grupos para buscar recursos o asegurar voto en bloque según disponga el Censor; así como también de castigar a quienes fallan en cumplir con sus deberes.

Si el Équite aspirante a Decurión no conoce la Virtud de Magia Mercuriana, es ahora que lo aprende; pero debe ceder a un Censor (que actuará como Mistagogo) su Sigil, y durante el ritual confirma su lealtad, y su Resistencia Mágica no es tan fuerte contra Censores y otros Decuriones (padeciendo la apropiada Resistencia Mágica Débil). Es como Decurión que aprende varios misterios, todos ellos validados por el Círculo Interior y el Censor Máximo, y puede pedir a su Censor recibirlas sin un orden específico como pago por su lealtad o por alguna victoria especial reciente sobre la que tenga éxito directo.


Censor

Quien comanda las Turmas de los Équites, esto es los grupos de 30 miembros y aliados, básicamente el líder del Culto en un Tribunal concreto. Es elegido de entre los Decuriones, aunque su predecesor puede instruirle, y la posición solamente se tiene durante 10 años o 2 Tribunales (lo que suceda antes). El Censor es el jefe de ceremonias, no solamente en Mistagogo en iniciaciones, también en preside las reuniones sociales y secretas; y debe estar en contacto con los otros Censores, liderar a tres Decuriones. Los censores actúan como Mistagogos del resto, incluso entre ellos, ya que el culto desaconseja y no ve con buenos ojos ni la experimentación ni iniciarse uno mismo en los misterios, aunque a veces se permiten excepciones. Un Censor que cumple su tiempo, puede ser convocado a formar parte del Círculo Interior. Para llegar a ser Censor, debe haber demostrado poder y lealtad a la Orden y a los Équites de forma excepcional.

Una vez un Decurión demuestra el compromiso y talento para liderar, lo que en realidad suele significar tener los suficientes apoyos políticos dentro de los Censores. Es entonces que se le revelan parte de los secretos Mercurianos originales, ganando la capacidad de realizar sacrificios para reducir el coste de vis en rituales (o lo que es lo mismo, la Virtud de Sacrificio Hermético). Esta ceremonia es realizada delante del Censor Máximo, pero es el Censor al que sirva el Decurión quien actúa como Mistagogo, y todos los Équites y Decuriones de su Tribunal deben asistir.


Censor Máximo

El equivalente al Gran Maestre de una Orden de Caballería es el Censor Máximo, lidera a los Censores activos y tiene su Círculo de Censores para aconsejarle. El Censor Máximo es un cargo enigmático, incluso para los Decuriones. Al revés que los Grandes Maestres, la identidad de este es secreta, solamente los Censores del Círculo Interior conocen su identidad en un momento dado, pero esto es debido a que el propio cargo no es vitalicio. Tiene una duración de 12 años y una luna, tras lo cual otro Censor asume el cargo. Entonces este vuelve a ser Censor activo, sea en su Tribunal natal o en uno nuevo, aunque algunos ceden el lugar porque saben que no podrán mantener sus responsabilidades. El Censor Máximo actúa como tal con una máscara de lobo, que además de ocultar su identidad debe convertir en su nuevo Talismán, tras destruir el anterior (esto es un Sacrificio), y existen muchos rumores del poder del Censor Máximo, que incluyen alguna manera de inmortalidad, poderes no herméticos o la capacidad de dejar escapar su espíritu de su cuerpo.


Una Iniciación de los Équites


Un censor es casi siempre el Mistagogo en las iniciaciones de todo Équite, incluida la primera iniciación al Culto. Durante 1 estación el aspirante acompaña como sirviente de otro Équite (+1), como un escudero. Debe haber logrado derrotar en ese tiempo a tres magos en Certamen, incluido un miembro del Culto; o haber participado con éxito en una Marcha de Magos o similar (+3 de Búsqueda) y durante la ceremonia en la que jura lealtad a sus compañeros Équites y obediencia a sus superiores (Ordalía Menor, gana el Defecto de Voto). Como miembro de los Équites, ve que su magia formulaica se vuelve más eficaz, ganando la Virtud de Estímulo Vital. En caso de tener esa Virtud, gana la de Lanzamiento Resistente (Los Misterios Revisados). Múltiples Iniciaciones que se da como recompensa dan esta misma Virtud, pero hay textos iniciáticos adaptados a esta circunstancia.


 [Pues un lustro después del primer culto que hice, ya tengo el siguiente... me he liado con otras cosas. Pronto algo de D&D de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario.]

4 comentarios:

  1. Se nota que eres aficionado a la historia antigua. Te gustaría el Arcana Mvundi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo conozco, aunque por razones prefiero Ars Magica.

      Eliminar
  2. Tengo la suerte de conocer al autor. También amante del Ars Magica. Es un gran amigo y mi director de juego desde hace más de 20 años. Está trabajando con la editorial Leptis en la segunda edición del Arcana Mvndi, que por razones obvias está influenciado por el Ars Magica. Cuando salga a la venta en un futuro próximo te va a sorprender el rigor histórico. Hay años de documentación detrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que guay, y sé que está en proceso, a ver que tal le sale. De hecho, otras cosas de este blog de Ars están con guiños a cosas de Arana Mvndi.

      Eliminar